Justificadamente, muchos karatecas consideran que el kumite es difícil a pesar de haberse formado con entrenadores calificados y haber competido con atletas de diferentes niveles, por lo que siempre aspiran ser mejores luchadores. Si quieres elevar tu nivel, aquí te presentamos 3 tácticas ninja para convertirte en un mejor luchador de Kárate

Tácticas ninja para ser un mejor luchador de Kárate

1.- Apunta donde estará tu oponente

Cuando se le preguntó al legendario jugador de hockey sobre hielo Wayne Gretzky sobre su secreto para el éxito, respondió: “No voy donde está el disco. Voy a donde estará el disco”. Este misma estrategia se puede aplicar en el arte marcial del Kárate y en lugar de apuntar a donde está tu oponente, apunta donde estará.

Es por eso que lo primero que debes hacer en una pelea es observar. No empieces a pelear sin pensar. Esfuérzate por observar el ritmo, los movimientos y los hábitos de tu oponente, y una vez que hayas identificado un patrón, ataca no dónde está, sino dónde estará tu oponente. Naturalmente, esto también se aplica al revés, por lo que debes trabajar en mejorar tu capacidad de ocultar tus intenciones a tu oponente, es decir, tener una un aura de imprevisibilidad, como un ninja.

2.- Velocidad relativa, no absoluta

Dado que no puedes defenderte de algo que no puedes ver, la velocidad resulta un elemento clave para ser un ninja. No obstante, hay algo más importante que la rapidez en los movimientos en sí y es el cambio de velocidad. En otras palabras, si quieres elevar tu nivel de Kárate enfócate más en la velocidad relativa y no en la velocidad absoluta.

Si en un combate mantienes una velocidad constante tu oponente aprende a leerte, incluso si eres rápido. Un ritmo constante te hace predecible y fácil de acertar. La clave está en cambiar entre rápido y lento, por lo que es crucial que aprendas a jugar con el ritmo, el tempo y la sincronización de tus técnicas. Para imponerte en un combate no siempre necesitarás ser más rápido que tu oponente, pero debes tener la capacidad de variar la velocidad de tus movimientos.

3.- Una mejor posición

Finalmente, hablemos de defensa y es que tu oponente puede atacarte de mil formas diferentes. De acuerdo con la Ley de Hick, cuantos más movimientos defensivos (bloqueos, técnicas de contraataque, etc.) tengas en tu arsenal, menos posibilidades tendrá tu oponente de poder usar alguno de ellos.

Por lo tanto, no te concentres en memorizar formas específicas de defenderse de los ataques. En cambio, concéntrate en defenderte de las posiciones. Si te posicionas como un ninja, ajustando tu distancia y ángulo, tendrás una ventaja tanto en defensa como en ataque. Esto es una estrategia fundamental por lo que debes dejar de practicar toneladas de técnicas defensivas y comienza a perfeccionar cómo posicionarte mejor.

Como una partida de ajedrez, la persona que controla las posiciones controla la batalla. Es por eso que los mejores luchadores se obsesionan con el juego de pies, como lo refleja la memorable frase de Muhammad Ali: “flota como una mariposa y pica como una abeja”.

En última instancia, para afrontar un combate de mejor forma trabaja cada día en perfeccionar tus estrategias y ten presente estas tácticas ninja para convertirte en un mejor luchador de Kárate.

Pin It on Pinterest