Como herramienta agrícola y de campo, el machete es respetado y reverenciado en todo el mundo. Como arma, su poder es suficiente para hacer que soldados bien entrenados huyan y se escondan atemorizados. En este sentido hacemos una revisión del mortal arte marcial del machete.

Orígenes

Desde el siglo XVI en adelante, las superpotencias coloniales como España, Portugal y Francia “saquearon” África en busca de esclavos para sus colonias en el “Nuevo Mundo”, a quienes usaban principalmente para trabajar en el implacable calor de las plantaciones de azúcar y algodón. No obstante, los esclavos continuaron practicando sus artes culturales en secreto y las fusionaron en sus nuevas sociedades.

Los combates a machete siguieron un desarrollo similar en tres colonias, las actuales Haití, Cuba y Colombia. Armados con sus fieles machetes y sus ancestrales artes de lucha, los esclavos cambiarían el curso de la historia.

Aspectos fundamentales del arte marcial del machete

Para ser un arma famosa por su brutal salvajismo, realmente hay un arte sutil y elegante en la lucha con machete. Como ocurre con muchas artes marciales, la lucha con machete se desarrolló en varios subconjuntos debido a la experiencia de sus practicantes y a la indudable influencia de la esgrima europea.

A pesar de estas variaciones, existen principios comunes en los diferentes estilos, los cuales comparten un patrón de 8 ataques básicos y defensas fundamentales.

Por ejemplo, la posición “en guardia” es la misma en todos los estilos. En ella, los practicantes tendrán una mano detrás de la espalda para mantenerla segura, pero la emplearán a corta distancia siempre que sea posible.

La hoja del machete se mantiene en posición vertical y los practicantes se mueven alrededor de ella (en lugar de balancearla violentamente) para tratar de “encerrar” a su oponente.

La defensa es vital para el arte marcial del machete y los golpes de ataque se agregan con agachamientos, pivotes y avances. Esto tiene mucho sentido, ya que un golpe recibido con un machete bien podría terminar la lucha, incluso la vida.

Hay un juego de pies defensivo, llamado “falsos” y movimientos de agacharse bajos llamados “desgonses”. Con frecuencia, el practicante intentará encontrar la línea interior donde es posible golpear con seguridad.

A menudo, la mitad de la hoja se usa para bloquear y parar, lo cual tiene sentido dado que esta es la parte más fuerte del machete.

Los bloqueos y desviaciones son un espectáculo para la vista; en ellos, los luchadores hacen uso de la parte plana y el lomo de la hoja para “fluir” sin problemas en los ataques.

Un arma peligrosa y temible

Hay muchos tipos diferentes de machetes que se utilizan en todo el mundo. Las diferencias surgen debido a los diferentes tipos de cultivos y matorrales que se pretenden cortar.

En particular, el tipo utilizado por los recolectores de caña de azúcar en África y el Caribe se llama “machete Panga”. Por lo general, mide entre 50 y 60 centímetros de largo y se curva ligeramente hacia arriba. Tiene un vientre profundo para picar y rebanar. La punta inversa también se puede utilizar para perforar y apuñalar. Con un grosor aproximado de 2,5 milímetros, es una herramienta capaz y extremadamente duradera, o un arma peligrosa y temible.

Pin It on Pinterest