El desarrollo de una única técnica decisiva, lo que se conoce como Ippon Waza, es parte intrínseca de la esencia del Kárate-do. No hay ningún instructor superior de Kárate que no esté familiarizado con el concepto de “ikken hissatsu”, que significa matar o destruir de un solo golpe, una antigua máxima del Kárate-do tradicional.

Una técnica explosiva

En la práctica de kumite o en un encuentro real, hay poco margen para una técnica combinada. Maestros veteranos como Sensei Nakayama de Shotokan, Sensei Higaonna de Goju ryu, Sensei Mabuni de Shitoryu, Sensei Suzuki de Wadoryu hicieron hincapié en adquirir una técnica explosiva, un estallido de poder devastador y confiable capaz de causar un daño extenso en el objetivo.

Estos grandes maestros insistieron en técnicas básicas simples. Instaron a los estudiantes a practicar técnicas fundamentales cada vez más, hasta que se convirtieran en parte de la naturaleza propia y, en el momento de requerirlas, explotaran naturalmente en el objetivo.

El maestro Funakoshi con frecuencia les recordaba a los estudiantes: “si pones todo tu poder, tiempo, fuerza y ​​fortaleza mental en una técnica, casi no hay necesidad de una segunda técnica. Si la necesitas, es porque no te comprometiste lo suficiente con la primera”.

En plano secundario

La Asociación Japonesa de Kárate, la Federación Internacional de Kárate Shotokan, la Federación Mundial de Kárate Do Shotokan, la Federación Mundial de Karatenomichi y muchas otras organizaciones propagan el desarrollo de Ippon Waza, aunque en las competiciones se puntúa con técnicas combinadas.

En el mundo actual muchos estudiantes e instructores están más interesados ​​en campamentos, campeonatos, certificados y graduaciones. Muchos estudiantes se entrenan hoy solo por el cinturón, el título y el rango, para ellos la adquisición de autocontrol, poder, fuerza de carácter y esfuerzos son secundarios.

El entrenamiento en Dojo-kun y Niju kun de Shotokan está casi extinto ahora en los dojos. Para detener esta influencia negativa, debemos enfocarnos el entrenamiento diario duro de Makiwara, el desarrollo de un enfoque que apunte hacia un mejor rendimiento y forjar un estado de ánimo intransigente e implacable, una mente que está tranquila pero fuerte, relajada pero alerta.

Ippon Waza: compromiso total

Kárate-do no se trata de 8 rondas de combates, este es solo un aspecto competitivo de la disciplina para hacerla más interesante, popular y atractiva para los jóvenes estudiantes. El Kárate-do tiene una implicación mucho más profunda.

El Kárate-do fue, es y debería ser un arte marcial. Un karateka debería convertirse en un arma, una central eléctrica, una avalancha de poder y ​​fortaleza mental. Esta es la razón por la que maestros como Funakoshi, Nakayama, Enoeda, Kanazawa, Tanaka, Yamaguchi, entre muchos otros, expresan que las técnicas de competencia y combinación son importantes en su propio lugar, pero no debemos olvidar los fundamentos tradicionales del Kárate por ser un arte marcial de pleno derecho y no meramente un evento deportivo.

Durante el entrenamiento, todos los maestros tradicionales hacen hincapié en “más adentro, más adentro”, es decir, el objetivo mental debe estar más allá del objetivo físico tangible. Nos enseñan a tener un compromiso total en nuestra única técnica. Esta es la esencia del Ippon Waza. Como dijo Funakoshi Sensei, “cuando bloquees, bloquea como una montaña; cuando ataques, ataca como fuego”.

Pin It on Pinterest