El Comité Olímpico Internacional sigue asegurando que los Juegos de Tokio 2020, aplazados hasta el próximo verano, se celebren a toda costa, “con o sin COVID-19”, del 23 de julio al 8 de agosto. Sin embargo, a menos de siete meses del mayor evento deportivo internacional de 2021, quedan muchas preguntas sin respuesta sobre los Juegos Olímpicos.

Juegos Olímpicos simplificados

En el contexto actual de la pandemia, donde la llegada de la vacuna permite infundir una nueva dosis de esperanza, lo cierto es que el tamaño habitual del encuentro puede verse reducido. Desde hace varios meses, diferentes medios japoneses hablan de juegos “muy diferentes”, “simplificados” y “a escala reducida”.

Capacidad de espectadores

La mayor pregunta que sigue sin aclararse es la presencia de espectadores en las distintas sedes de competición. ¿Continuaremos a plena capacidad, con stands a medio llenar o incluso a puerta cerrada?

Ya se han encontrado unos 4,5 millones de entradas en Japón y el comité organizador estima que el 18% de los titulares serán reembolsados, según el Japan Times. Por lo demás, sigue reinando la vaguedad. En las últimas semanas, el presidente de la Federación Internacional de Atletismo, Sebastian Coe, aseguró tener la certeza de que los Juegos efectivamente se llevarán a cabo, aunque reconoció, en lo que respecta a la presencia del público, “que evolucionamos todavía en territorio desconocido”.

Por su parte, el presidente del COI, Thomas Bach, obviamente pronunció un discurso optimista, diciendo que estaba “muy seguro” de que habrá “un número razonable” de espectadores en el lugar.

Los Juegos Olímpicos más caros

No es de extrañar que los organizadores quieran que los Juegos se acerquen lo más posible a la normalidad en cuanto a la participación de espectadores y patrocinadores.

Incluso antes de que llegara la pandemia, el presupuesto para Tokio 2020 era de 13.000 millones, según fuentes oficiales. El comité organizador dio a conocer a principios de este mes que se agregó al proyecto de ley un gasto adicional de 2.700 millones, debido al aplazamiento de un año y los importantes costos relacionados con las medidas preventivas contra el COVID-19. Por tanto, serán los Juegos de Verano más caros de la historia.

La organización está tratando por todos los medios de reducir los costos operativos recortando en diferentes niveles: presupuestos asignados a ceremonias, bienvenida a atletas, mascotas, comida, etc.), pero, hasta ahora, solo 280 M $ se habría restado.

Medidas contra COVID

Aunque Japón es uno de los países menos afectados por la crisis sanitaria mundial, la gente teme que la gran visita al mundo empeore la situación.

Según una encuesta realizada en las últimas semanas, solo el 27% de los encuestados sigue apoyando la celebración de los Juegos el próximo verano. Nada menos que el 32% optaría por la cancelación total de los Juegos, frente al 31% que aboga por otro aplazamiento. El resto de las personas encuestadas dicen que por ahora están indecisas.

En un intento por reunir la opinión pública y tranquilizar a los atletas, el comité organizador y el COI insisten en proclamar que se pondrán en marcha todas las medidas sanitarias posibles.

Los atletas y visitantes llegarán al país vacunados”, prometió por primera vez Thomas Bach en una entrevista con el Washington Post. “Para cuando los Juegos comiencen en julio, tendremos aún más medidas en nuestra caja de herramientas para combatir el COVID que las que tenemos ahora”, agregó.

Se requerirán pruebas negativas antes de la llegada a Japón para los atletas, pero también a su llegada a Tokio, así como en cada lugar de competencia.

Un pueblo menos festivo

En cuanto a la famosa Villa Olímpica, hay razones para creer que el ambiente festivo habitual no estará allí. Uno de los vicepresidentes del COI, John Coates, declaró recientemente que el pueblo se convertiría en “el lugar más seguro de Tokio”, con las restricciones necesarias, por supuesto.

Incluso se prevé que los deportistas deban firmar un contrato en el que se comprometen a no participar en ningún encuentro. También podrían verse obligados a abandonar el país al final de la competencia, en lugar de vivir allí el resto de los Juegos.

Con toda probabilidad, los Juegos de Tokio se llevarán a cabo, aunque puede faltar la extravagancia habitual. Este es el precio a pagar por los aproximadamente 11.000 atletas presentes, a menos que haya un cambio brusco en las medidas de salud.

Pin It on Pinterest