El objetivo del kata es preparar al karateka para la vida diaria, no solo para el combate físico. La simple verdad es que, de los muchos desafíos que enfrentamos en el mundo, algunos requerirán una patada fuerte o un golpe oportuno, pero, aunque un cuerpo fuerte y saludable es importante para el bienestar y el éxito, una mente fuerte y disciplinada es primordial. Por lo tanto, el Kata es fundamental para el desarrollo de estas cualidades y eso es lo que te convierte en una parte individual de la cotidianidad. Conoce más sobre el kata y la vida diaria.

Desafíos de la vida diaria y el kata

Uno de los desafíos de la vida es saber qué hacer, establecer metas y prioridades. Una vez que hayas hecho esto, debes ejecutar el desafío. Por lo tanto, en el ámbito de la educación, el trabajo y la familia, todo requiere un esfuerzo ininterrumpido, es por ello que la concentración y el control de la energía espiritual son los primeros componentes del éxito.

Digamos que has tomado la decisión de convertirte en abogado, para lo que se requieren largas horas de estudio, que luego te causan fatiga y cansancio y entonces piensas, en que te gustaría hacer otra cosa.

Otro ejemplo, es que tienes los ojos puestos en el texto del artículo, pero tu mente no está ahí, los pensamientos están en otra parte. Puede que estés tenso y te tomes tu tiempo, pero debido a que te falta concentración y determinación, el progreso en cualquier área es lento y prolongado.

Por lo tanto, sabes que necesitas ejercicio físico para un cuerpo fuerte, pero también necesitas una mente fuerte. Para ello, debes practicar katas de manera sistemática y constante.

Kata para la concentración

En el kata, primero debes aprender los movimientos ya que es más un desafío para la mente incómoda que un ejercicio físico. Cada vez que haces el kata, practicas la concentración, esforzándote por ganar armonía entre el cuerpo y la mente, luchando por el enfoque de la energía: el ki.

Si progresas en el entrenamiento, los katas se vuelven más complejos, se requiere una concentración y determinación más profundas. La mente y el cuerpo responden a este entrenamiento adicional y se fortalecen a través del trabajo y la repetición.

Quizás como estudiante, en algún momento te sientas aburrido o reprimido por la exactitud que exigen al realizar el kata repetidamente. Quizás pensarás ¿Qué diferencia hay si la posición de mi mano no es la que muestra el instructor? Nadie se da cuenta si mi pierna también está ligeramente estirada en esta posición”. Sin embargo, es precisamente esta atención al detalle del kata lo que se requiere para crear una autodisciplina que te mantendrá practicando hasta que lo hagas bien. La concentración y la autodisciplina definen la relación y la agilidad.

En karate, nadie te dice qué objetivos específicos debes establecer en tu vida. Una vez que hayas hecho tu elección, el propósito de tu entrenamiento de kárate es usar toda tu energía y talento para lograr tu objetivo. Como ves, el karate es un vehículo para desarrollar esta habilidad, especialmente el kata, puede ayudarte en todos los aspectos de la vida diaria.

 

Pin It on Pinterest