Todo principiante que comienza a entrenar el fascinante arte marcial del Jiu Jitsu Brasileño (BJJ por sus siglas en inglés) se encontrará con una serie de posturas que configuran el andamiaje sobre el cual se soporta todo este sistema de lucha. A continuación, hacemos un repaso de las 6 principales posiciones del Jiu Jitsu Brasileño que todo principiante debe conocer.

Principales posiciones del Jiu Jitsu Brasileño

En cualquier combate o pelea de BJJ, los luchadores siempre se colocarán en una de estas posiciones; algunas de estas posturas son más ofensivas, otras se orientan a la defensa, mientras que algunas pueden calificarse de neutrales.

En el BJJ Un atacante tratará de obtener una posición ventajosa sobre su oponente e intentará moverse a una de las posiciones más ofensivas, mientras que el luchador que tiene que defender buscará detener el ataque de su oponente escapándose o barriéndolo, para luego poder emprender un ataque propio. Las 6 posiciones básicas del Jiu Jitsu Brasileño son:

Guardia

La guardia es la posición neutral. El luchador en la posición inferior de la guardia estará de espaldas y el luchador que está “en guardia” estará arrodillado o parado entre sus piernas. El luchador en guardia inferior tendrá la oportunidad de montar un ataque como un kimura o un triángulo, o puede decidir barrer a su oponente para que acabe en una posición más inferior.

El luchador que está en guardia tendrá como primera prioridad tratar de “pasar” la guardia para poder montar un ataque. Puede intentar pasar de rodillas o puede ponerse de pie e intentar pasar a su oponente. La guardia es una posición muy variada y compleja con muchas variaciones, algunas bastante básicas como guardia abierta o cerrada, o guardias más complejas como la guardia de araña o la guardia de De la Riva.

Control lateral

El control lateral es donde un luchador intentará inmovilizar a su oponente en el tapete para poder intentar conseguir una sumisión. El luchador atacante se coloca en la posición superior de control lateral y su oponente estará en la parte inferior y tendrá que esforzarse duro para poder escapar.

Rodilla sobre vientre

La posición de rodilla sobre el vientre es tan exacta como suena, el atacante estará arrodillado sobre su oponente con una rodilla, poniendo todo su peso sobre él, antes de atacar su cuello, brazos o piernas.

Montura

La montura es una postura muy dominante para un atacante. En esta posición el atacante se sienta sobre el pecho de su oponente y estará en una excelente posición para lanzar un ataque. El peleador de abajo estará en una posición muy mala e intentará luchar contra posibles intentos de sumisión antes de poder intentar escapar.

Montaje trasero

El montaje trasero es probablemente la mejor posición para un luchador. Desde esta postura atacará a su oponente por detrás con sus piernas bloqueándolo. Desde esta posición puede lanzar ataques al cuello y al collar del gi de su oponente con los que tendrá que luchar antes de que pueda intentar escapar.

Tortuga

Tortuga es la posición defensiva por excelencia. En esta postura, el luchador se encuentra sobre sus manos y rodillas con la cabeza apretada hacia adentro (de allí su nombre) tratando de impedir o al menos dificultar las oportunidades de su atacante. No obstante, el luchador aún puede estar en una posición muy vulnerable, a menos que sea lo suficientemente hábil para poder revertir la posición y lanzar un ataque por su cuenta.

Pin It on Pinterest