El propósito objetivo del Jiu Jitsu no está en someter al oponente, sino en controlarlo a través de una variedad de posiciones. Si bien puede parecer tentador aprender todo sobre estas avanzadas y llamativas posiciones, es realmente importante no pasar por alto los conceptos básico, por lo que hacemos un breve repaso de las 4 posiciones principales en Jiu-Jitsu.

Resulta una práctica común que los estudiantes de Jiu Jitsu se enfoquen en aprender sumisiones; el problema con esta perspectiva es que si no puedes controlar al oponente en cualquier posición en la que te encuentres, nunca podrás establecer una sumisión exitosa. De hecho, si pierdes el control, es más probable que tú mismo acabes siendo sometido. Es por eso que los mejores atletas de Jiu Jitsu priorizan el dominio de las posiciones, dejando las sumisiones después.

Principales posiciones del Jiu-Jitsu

De forma similar a otras artes marciales, las posiciones básicas de Jiu Jitsu te ayudarán a cimentar tu base de preparación y dominarlas es muy importante si deseas elevar tu desempeño y avanzar a movimientos más llamativos. Existen numerosas posiciones a las que estarás expuesto durante tu entrenamiento, pero las siguientes cuatro son las principales posiciones del Jiu Jitsu.

1.- Guardia cerrada

En guardia cerrada, el luchador inferior tiene sus piernas envueltas alrededor del torso de su oponente con los tobillos cerrados. Esto le da al luchador de abajo un grado de control sobre el equilibrio del oponente y la capacidad de moverlo hacia adelante, hacia atrás y de lado a lado.

La guardia cerrada es la posición más comúnmente empleada por la mayoría de los principiantes de Jiu Jitsu. Es la forma de guardia más segura y, por tanto, la más difícil de superar. Hay numerosos barridos y opciones de ataque disponibles desde la guardia cerrada y muchos de ellos dan como resultado que el oponente se invierta en la posición dominante de montaje completo.

2.- Control lateral

En el control lateral, el luchador superior está perpendicular al oponente aplicando su peso al pecho. Esta posición dominante suele ser la elegida por los principiantes porque además de ser bastante estable, es razonablemente fácil sujetar al contrincante. Sin duda, se trata de una posición sólida y versátil, y sus múltiples variaciones te permiten ajustarte a los movimientos de tu adversario con facilidad.

3.- Montaje completo

En la posición de montaje completo, el luchador superior está sentado a horcajadas sobre el torso del oponente, controlándolo con su peso corporal y sus caderas. Esta es una fuerte posición que proporciona un gran control sobre el oponente porque te aprovechas de la gravedad, y solo es superada por el montaje trasero o control de espalda.

Además de que desde la montura completa dispones de muchas opciones de ataque, especialmente estrangulamientos y bloqueos de brazos, esta disposición ofrece la posibilidad de mejorar tu posición para tomar la montura trasera, especialmente si tu oponente rueda sobre su estómago en un intento de defenderse.

4.- Montaje trasero o control de espalda

El montaje trasero, también llamado control de espalda, es la reina de las posiciones principales en el Jiu Jitsu y el objetivo posicional definitivo. En esta posición te ubicas detrás de tu oponente con tus piernas “enganchadas” alrededor de su cintura, lo que popularmente conocemos como los “ganchos”.

El control de espalda es una posición tan dominante porque el cuello del oponente está expuesto, lo que lo hace vulnerable a los estrangulamientos. Además, es difícil e incómodo para tu oponente hacerte algo porque al estar detrás de él, simplemente te mantienes fuera de su alcance.

Pin It on Pinterest