Traducido libremente como “cultivo de energía vital” o “dominio de su energía”, Qigong es un ejercicio chino antiguo y una técnica de curación que implica ejercicios de respiración, meditación y movimiento controlados.

Al igual que la acupuntura, el tui na (masaje terapéutico) y muchas otras formas de trabajo energético oriental, el objetivo de Qigong es estimular el flujo de qi (fuerza vital) a través del cuerpo.

Situado en la encrucijada entre las artes marciales y la meditación, Qigong es una práctica excelente para ayudar a aumentar el poder de tu técnica de artes marciales, ayudar a sanar tu cuerpo y volverte más consciente de tí mismo.

Cuando practicas Qigong, hay movimientos tanto externos como internos; y es esto último lo que lo diferencia de casi todas las demás formas de ejercicio en Occidente. Cuando se practica con regularidad, tiene una gran cantidad de beneficios para la mente, el cuerpo y el alma.

La historia del Qigong

Los primeros comienzos del Qigong se remontan a más de 5.000 años, aunque los detalles están ocultos en la niebla de la antigüedad.

Los agricultores chinos observaron los ritmos de la naturaleza y comenzaron a imitar los movimientos de los animales, probablemente para contrarrestar los efectos del clima frío y húmedo.

Más aún, los registros más tempranos de descubrimientos arqueológicos revelan una serie de posturas similares a danzas combinadas con la respiración, utilizadas para mejorar la salud.

No fue hasta el siglo XX que Qigong obtuvo su nombre. En 1953, Liu Gui-zheng publicó un artículo titulado “Práctica sobre la terapia de Qigong”. Así es como se adoptó ampliamente el término Qigong como nombre formal para varios tipos de ejercicios que promovían la circulación del qi, guiaban el flujo de energía (dao-yin) y alimentaban el espíritu.

Con el desarrollo de los conceptos de canales y vías de energía, la salud se basó en el libre flujo de qi a través de los canales del cuerpo. Posteriormente, todos los conceptos se integraron en el marco de la teoría Yin-Yang. Qigong los incorporó en los ejercicios físicos que buscan armonizar el Yin-Yang y mantener el qi fluyendo libremente.

Mejorar la salud y lograr claridad

El mundo de Qigong comenzó a crecer rápidamente a medida que surgían tradiciones híbridas y su práctica se hizo cada vez más popular. Junto con el desarrollo del Qigong, también surgió el mundo de la acupuntura. A medida que identificaba puntos que podían curar e infligir dolor, las artes marciales se volvieron más específicas en sus ataques.

Desafortunadamente, después de la caída de la dinastía Ch’ing, cuando la Revolución Cultural reordenó la sociedad de acuerdo a los principios comunistas, todo lo que estuviera remotamente relacionado con la religión era prohibido, llevando a las prácticas antiguas a ser consideraban arcaicas, incluido el Qigong.

Afortunadamente, este sentimiento cambió y los nuevos gobernantes decidieron que era conveniente profundizar el desarrollo de la medicina china y, bajo esta perspectiva, se practicó una vez más. Desde entonces ha avanzado rápidamente y en la actualidad, millones de personas en China y en todo el mundo practican Qigong a diario para mejorar su salud y lograr claridad.

Pin It on Pinterest