En Kárate, el desarrollo de la flexibilidad general es fundamental, por lo que tienes la obligación de asegurarte de que tu programa de entrenamiento de estiramientos sea efectivo. En este sentido, hacemos una revisión de los tipos de flexibilidad y su importancia en el Kárate.

Un karateca flexible tiene claras ventajas, ya que tiene una mayor capacidad para aprender habilidades más rápido, menor riesgo de lesiones, capacidad para realizar una mayor variedad de habilidades y, por lo general, un atractivo estético mejorado.

Tipos de flexibilidad

El primer paso para mejorar tu rendimiento es entender los conceptos de flexibilidad, los cuales son:

Flexibilidad activa

Dentro de la flexibilidad activa se distinguen dos tipologías principales: la flexibilidad activa estática, la cual se refiere a la capacidad de mantener todo tu rango de movimiento, sin usar un objeto externo o ayuda.

Por ejemplo, en lugar de sostener tu pierna en un Yoko Geri alto con una barra o con la ayuda de un compañero de entrenamiento, solo usarías los músculos de tu propia pierna para sostenerla. Esto combina flexibilidad y fuerza (de los músculos opuestos a los que se estiran). Este es probablemente el tipo de flexibilidad más difícil de lograr.

Por otra parte, tenemos la flexibilidad activa dinámica, la cual se refiere a la capacidad de estirar un músculo a través de su rango de movimiento estando en movimiento (no estático o manteniendo la posición), lo cual se puede hacer a una velocidad normal o rápida.

Dentro del concepto de flexibilidad activa dinámica se puede distinguir la flexibilidad funcional, que es específica para el Kárate. Es decir, por ejemplo, ejercicios específicos de rango de movimiento o estiramiento que te permiten tener un buen Shiko-Dachi, la movilidad necesaria del tobillo para un Neko Ashi Dachi o Zenkutsu Dachi profundo o un Ura-Mawashi Geri más amplio.

Flexibilidad pasiva

La flexibilidad pasiva es la que con mayor frecuencia se entrena en los dojos. ¿Es importante? Sí, pero la mayoría de los instructores de Kárate usan métodos pasivos más de lo deseable. Este tipo de flexibilidad ocurre cuando se estira un músculo o grupo de músculos con la ayuda de fuerzas externas. Puede ser un compañero de Kárate, el cinturón, una barra o el suelo. La flexibilidad pasiva ocurre cuando no necesitas utilizar la contracción de los músculos opuestos para estirar el músculo que deseas mejorar.

5 métodos de estiramiento más útiles para el Kárate

Aunque podemos identificar muchos métodos de estiramiento diferentes, es suficiente con aplicar los siguientes:

  • Estiramiento estático clásico.
  • Estiramiento dinámico.
  • Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (PNF, por sus siglas en inglés).
  • Estiramiento balístico.
  • Estiramiento NRI (Intervalos sin descanso).

Dado a que las pautas y los detalles sobre estos métodos de estiramiento serían demasiada información para esta publicación, será un tema que desarrollaremos en otro post.

Deja de cometer este error

Los programas de Kárate, especialmente en los años de desarrollo, ponen un mayor énfasis en el estiramiento pasivo, prestando poca atención a la mejora de las dimensiones de los tipos de flexibilidad dinámica y activa.

El peor escenario, y lamentablemente uno de los más frecuentes, ocurre cuando un atleta ya tiene la máxima flexibilidad pasiva requerida para lo que necesita, pero continúa dando prioridad a los métodos de estiramiento pasivo. En estos casos, lo ideal sería priorizar los métodos de entrenamiento enfocados a desarrollar la flexibilidad dinámica y activa. De esta forma, puedes aprovechar todo tu potencial, tanto en Kata como en Kumite.

Pin It on Pinterest