El fundador del judo, Jigoro Kano(1860-1938), se adelantó a su tiempo cuando animó a las mujeres a conocer este arte marcial que privilegia la técnica para superar la fuerza bruta. Pero desde entonces, las judokas japonesas han permanecido al margen durante mucho tiempo, soportando la discriminación e incluso sufriendo abusos que llegaron a los titulares mientras demostraban un éxito brillante en el deporte. Conoce cómo el judo femenino lucha contra las desigualdades.

El verdadero legado del Judo

Jigoro Kano había dicho a sus primeros discípulos que la forma más sutil de este arte marcial practicado por mujeres en ese momento “sería el verdadero legado ” del judo, y no su versión más poderosa practicada por hombres.

Kano abrió esta disciplina a las mujeres en 1893 y, en 1926, se creó oficialmente una división femenina en su instituto Kodokan, una revolución en ese momento. Uno de los principios maestros del judo es “ju yoku go wo seisu”, que se puede traducir libremente como “la dulzura vence a la dureza”. En otras palabras, un judoka físicamente menos poderoso puede usar la fuerza de su oponente contra él.

El judo debe ser abierto y contribuir a la paz mundial”dijo también Jigoro Kano, quien fue el primer miembro asiático del Comité Olímpico Internacional (COI). Y es esta filosofía la que siguió al admitir mujeres y extranjeros.

El Judo femenino se hizo notorio en Japón

Sin embargo, a su muerte, el judo femenino fue considerado en Japón como un accesorio. Y los concursos solo se abrieron a las mujeres en 1978.

El judo masculino se convirtió en una disciplina olímpica en los Juegos de Tokio en 1964, pero el judo femenino hizo su debut como deporte de demostración en los Juegos de Seúl en 1988, antes de ocupar su lugar completo en Barcelona en 1992.

Fue con la legendaria judoka Ryoko Tani que el judo femenino ganó notoriedad en Japón. Siete veces campeona mundial de menos de 48 kilos, campeona olímpica en Sydney en 2000 y luego en Atenas en 2004, fue descrita como “la mejor judoka femenina de la historia” por la Federación Internacional de Judo después de su carrera.

Insultos y golpes de bambú: entrenamiento judo femenino

Sin embargo, más tarde en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012,  para vergüenza de un país acostumbrado a contar con un montón de títulos en este deporte, una mujer, Kaori Matsumoto, fue la única en traer el oro del judo al archipiélago.

Matsumoto, apodada “la bestia” porque su espíritu de lucha es visible en toda su expresión corporal, había salvado el rostro de toda la comunidad de judo japonesa.

Pero luego se supo que durante la preparación para los Juegos de Londres, el entrenador del equipo femenino japonés golpeaba a sus atletas con sables de bambú, diciéndoles que eran “feas” y deseando que “murieran”, lo que originó un efecto psicológico desfavorable para la delegación.

París-2024: ¿finalmente un entrenador?

Luego del escándalo que fue noticia en Japón, los métodos de entrenamiento cambiaron por completo entre Londres y los siguientes Juegos en Río. Haruka Tachimoto, medallista de oro en 2016 en Brasil, dice que era como “ un robot ” antes de estos cambios: “Solo hice lo que me dijeron que hiciera ”.

Fue el espíritu de oposición de las mujeres a las normas tradicionales lo que hizo que el sistema cambiara. Ahora las atletas de Judo femenino en Japón esperan tener entrenador en jefe para los Juegos de 2024 en París.

Pin It on Pinterest