Los padres, siempre están en busca de herramientas, recursos y oportunidades para que los hijos se conviertan en adultos exitosos. Por lo tanto, uno de los mejores regalos que puede darle a tu hijo es permitirle aprender y practicar karate. Conoce las 4 cualidades que desarrollan los niños en Karate.

4 cualidades para desarrollar en Karate

Al desarrollar estas cualidades durante la práctica de karate, los niños crecerán siendo seguros, responsables y disciplinados, entre otras cualidades más. !Veamos!

Autodisciplina y Responsabilidad

Ser disciplinado es aprender a hacer las cosas por tu cuenta y también ayudar a los que te rodean. Al hacer que el niño sea disciplinado, se vuelve más responsable.

En karate se enseña a los niños que las tareas diarias deben hacerse porque son parte de la vida, no porque los padres se lo exijan.

En karate, el niño es responsable de hacer los ejercicios lo mejor que pueda, de presentarse correctamente con su kimono bien puesto, para asegurarse de que su cinturón esté bien abrochado. Desarrolla la autodisciplina al nivel de su aprendizaje y para almacenar bien su equipo de combate, por ejemplo.

Concentración

El niño ama y debe moverse, pero debe comprender que debe ser activo en su práctica pero también atento a las instrucciones. La estrategia es preguntarle al niño qué necesita él mismo para concentrarse en su cuerpo para poder escuchar bien.

El niño inscrito en kárate termina entendiendo por sí mismo que escuchar y controlar trae resultados en su viaje marcial para acceder a un nuevo cinturón. Por eso, aprenderá a enfocar su mente para aprender y practicar mejor sus movimientos.

El objetivo es que ellos mismos tomen conciencia del poder que tienen en su concentración y de los consejos que existen para lograrlo.

Confianza en sí mismo

¿Tiene un hijo que no intenta nada por miedo a no tener éxito? ¿O un niño que siempre necesita su aprobación antes de hacer o decir algo?

Las artes marciales son una gran herramienta para el desarrollo personal que ayuda a generar confianza. El kárate utiliza estrategias para que los jóvenes desarrollen la confianza en sí mismos pero sobre todo para aprender a reconocer los signos de confianza y desconfianza.

Si quieres que tu hijo desarrolle su confianza para poder reutilizarla en diferentes contextos de su vida, primero debe aprender qué es la autoconfianza, qué le permite y cómo hacer para aumentar su confianza en él, tanto en la práctica de kárate como en la vida cotidiana.

Aprenderá a probar nuevos desafíos, aprenderá a tener éxito, a recuperarse después del fracaso, aprenderá a no escuchar los comentarios negativos de los demás, aprenderá a pararse derecho y orgulloso, a mirar a la gente a los ojos, a hablar en voz alta y siempre superar sus límites.

Toma de decisiones inteligente

Un niño que practica karate comprende que no debe usar su karate y su fuerza si no está en peligro. El niño es consciente de que se está fortaleciendo, que las huelgas pueden ser devastadoras y que involucrarse en una pelea en la calle puede tener serias consecuencias tanto para él como para los demás.

El niño aprenderá a dar puñetazos y patadas y seguramente querrá reproducir lo que está aprendiendo, pero también aprenderá que el karate no se practica en la escuela ni en casa sino en lugares supervisados como en las lecciones de karate. Es durante las lecciones que podrá desahogarse y sacar su “desbordamiento”, con inteligencia.

No hay duda de que estimular a tu hijo a practicar clases de karate es la mejor decisión que puedes tomar como padre. El aprendizaje y los valores que desarrollará y adquirirá son dones que conservará durante toda su vida.

Pin It on Pinterest