Para alcanzar un óptimo desarrollo en Karate, debes ser muy rápido para sorprender al oponente. Pero al mismo tiempo, debes ser muy estable en tus posiciones para poder transmitir eficientemente la energía desde Hara hasta el punto de impacto. Conoce cómo acelerar tus movimientos en karate: principio “dejar ir”.

Desplazamiento rápido en Karate

Para crear un desplazamiento rápido en las prácticas de Karate, tendrá que haber una ruptura en el equilibrio. Esto quiere decir que tendrás que pasar de una posición muy estable donde te encuentras anclado al suelo a un estado de movimiento muy rápido para terminar nuevamente en una posición muy estable.

Es una alternancia permanente entre estados de movimientos rápidos y estados de estabilidad muy fuerte. Por ello es aconsejable aplicar el principio de “dejar ir”.

Principio de “dejar ir”

Para comprender completamente este movimiento de desplazamiento rápido en karate, debes poner en práctica el principio de “dejar ir”.

Para ello, primero imagina tu centro de gravedad, ubicado en Hara, como una bola de energía. No confundas esto con espiritualidad, solo hablamos de Hara, el centro desde donde confluyen la estabilidad, la fuerza y el movimiento. Por lo tanto, es desde este centro donde se comenzará a poner a prueba cada técnica.

En este centro se produce una energía que sientes en el abdomen al contraer los músculos transversales que son los músculos abdominales profundos, y los músculos del piso pélvico. Una vez que sientas la energía en tu centro y lo veas como una pelota, es hora de poner en práctica una prueba y preguntarte:

¿Qué debo hacer si sostengo una pelota con mucha fuerza en mi mano y quiero golpearla para moverla muy rápido?

La respuesta es simple: “tienes que dejarla ir primero”, sin perder el enfoque en la pelota. Si intentas golpear la pelota sin dejarla ir, no tendrás éxito porque el movimiento se verá obstaculizado por tu agarre. Por lo tanto, primero debes dejar caer la pelota y luego golpearla. Como es lógico, la pelota debe estar suspendida en el aire para poder golpearla.

Hara para acelerar tus movimientos en Karate

En el caso del desplazamiento rápido en las prácticas de karate, es sustancialmente lo mismo, debes considerar tu centro de gravedad como una pelota y justo antes de empujar la pierna trasera, soltarás la pelota, es decir, dejarás de ser muy estable y tus caderas se relajarán para no obstaculizar el movimiento.

El hara en cada técnica, permanece bajo tensión, pero ya no lo sostienes, como si cayeras en el acto. Dejas ir el agarre que tienes sobre tu centro de gravedad, pero se mantiene fuerte para que puedas generar energía explosiva en tu pierna trasera.

Imagina que tu centro de gravedad solo cuelga de un cable, nada impide que se mueva. En este momento, el empuje en la pierna trasera tendrá el mismo efecto que la raqueta en la pelota en el aire, y creará un movimiento muy rápido en la dirección deseada.

Este “dejar ir” es casi simultáneo con el empuje, solo ocurre en una fracción de segundo antes del movimiento. Un poco como si cayeras en tu lugar, pero tan pronto como bajas un milímetro presionas la pierna trasera. De hecho, al soltar y caer en tu lugar justo antes de moverte, usarás la fuerza gravitacional o lo que es lo mismo, tu propio peso, para acelerar tu movimiento. De repente, la trayectoria de tu centro de gravedad se curvará ligeramente y tus caderas descenderán levemente en la primera parte del movimiento.

“Dejar ir” es estar activo y no rendirse

Ten cuidado de no confundir el término “dejar ir”, ya que no se trata de un estado mental o físico en el que nos rendimos. Por el contrario, siempre permanecemos en un estado de vigilancia activa, pero voluntariamente soltamos el control que tenemos sobre nuestro centro de gravedad para permitir un movimiento rápido en tus prácticas de karate y lograr un equilibrio.

Pin It on Pinterest