Muchas veces somos testigos o víctimas de ataques vandálicos por individuos en cualquier parte de la ciudad. Pero, alguna vez te has preguntado ¿Qué harías si eres atacado en un callejón oscuro? ¿Cuáles son las acciones que salvan cuando eres víctima de una agresión? Conoce aquí varias alternativas que te ayudarán a saber cómo reaccionar ante un asalto o una situación similar.

¿Cómo reaccionar a amenazas físicas en un asalto?

Hay actitudes simples que permiten evitar ciertos enfrentamientos directos. Por lo tanto, el primer consejo de autodefensa con sentido común, es no responder a ataques verbales y provocaciones. Tampoco se debe utilizar el teléfono celular en una situación amenazante.

La acción correcta es tratar de distanciar al abusador potencial lo más que se pueda. Pero, también debes saber que estos métodos no siempre previenen la agresión.

Prueba con el diálogo

El enfrentamiento se acerca y parece inevitable. Entonces, el siguiente recurso es intentar la negociación, el diálogo, recordando ser cortés. Si eso aún no funciona, te recomendamos confiar en el truco y la mentira para compadecer al agresor.

Puedes inventar una historia como “Te lo ruego, devuélveme mi teléfono, mi mamá está en el hospital y es mi única forma de comunicarme con ella”. Nuevamente, los resultados no están garantizados; y, en caso de que se produzcan más fallas, la huida es el último recurso que te queda por activar, y posiblemente el más eficaz. Aferrarte a ellos desanimará a muchos agresores.

Haz ruido

Cuando la escena transcurre en un autobús, por ejemplo y lo has intentado todo, pero es imposible escapar, el atacante tomará más medidas, ¿Qué hacer? Haz algo de ruido. Está confirmado que los atacantes odian el ruido; y si bien el subidón de adrenalina puede hacer temblar las piernas y evitar pensar con claridad, gritar pidiendo ayuda es un reflejo bastante natural que puede ayudarte.

En el caso de un ataque en el bus, un gran error de la víctima es suplicarle al atacante que le devuelva el teléfono. Esto puede ser suficiente para desencadenar la ira de los agresores, que hasta el momento no habían propinado ningún golpe. Reflexiona: si un teléfono o una tarjeta de crédito vale más que tres semanas en el hospital.

Considera una respuesta

Si como víctima te sientes capaz de defenderte, ¿deberías hacerlo? Ten en cuenta que los abusadores no atacan a cualquiera. Es como en la selva, los depredadores atacan a los animales más vulnerables, enfermos de la manada o a los más jóvenes.

Si un ladrón decide enfrentarse a su víctima es porque se siente más fuerte y confiado porque seguramente tiene un cuchillo o amigos cerca. Por lo tanto, no debes desestimar esta actitud, y deberás reaccionar tranquilo, evitando el enfrentamiento.

Consecuencias de la autodefensa

Después de haber seguido todos estos consejos y de analizar detenidamente la situación, pero aun así, decides defenderte. Ten cuidado de no ser demasiado generoso en la respuesta. Entramos aquí en el campo bastante vago de la autodefensa, ya que en derecho penal en casi todas partes del mundo, la regla de oro es la proporcionalidad de la respuesta. Por lo tanto, responder a una bofetada con golpes implacables traerá sin duda algunos problemas legales.

Respuesta simple pero segura

Realizar un agarre de judo para llevar al atacante al suelo y encadenar un bloqueo de brazo debería calmar la agresividad del atacante. Pero aquí, de nuevo, nadie está a salvo del accidente: basta con que el agresor se fracture el cráneo al caer y seguro es el comienzo de los problemas para la víctima. Por lo tanto, la prudencia siempre será la orden del día para reaccionar ante un asalto.

Pin It on Pinterest