En un momento en que el acoso callejero sigue siendo relevante, la autodefensa también puede ayudar a tener más confianza al viajar en espacios públicos o incluso a sentirse menos indefenso ante un asalto. Estas son algunas lecciones y consejos en caso de agresión callejera.

3 Consejos en caso de agresión callejera

Obviamente todos los consejos en caso de agresión que recibirás aquí, y todo lo que puedes aprender en un curso de defensa personal, no son garantía de que te convertirás en un rufián que derrota a todos los atacantes. La autodefensa es una solución provisional ante el fenómeno del asalto callejero, de ninguna manera es una solución milagrosa.

La autodefensa tampoco es accesible para todos ya que muchas personas no pueden pagar un curso de defensa personal o no tienen la condición física y de salud para alistarse en esta área.  El objetivo de la autodefensa tampoco es transformarte en un ninja que impresiona a todos con tiros de patadas altas y bloqueos de brazos improbables. ¡Es mucho más simple!

Las fugas son siempre la mejor opción

Aunque tengas 2 o más años recibiendo cursos de autodefensa no necesariamente tienes que entrar en contacto. Si puedes: huye. Del mismo modo, si te roban el celular: pregúntate si vale la pena arriesgar una “pelea” por un teléfono porque podrías perder más.

Nunca te quedes de brazos cruzados

Lo primero que debes hacer cuando sientes que alguien te está amenazando o insiste en agredirte, es sobre todo no dejar tus brazos colgando a los lados de tu cuerpo, porque si esta persona decide tomar medidas perderás preciado fracciones de segundos para contrarrestar el ataque.

En su lugar, estira inmediatamente los brazos hacia adelante, ligeramente doblados y con las palmas abiertas, especialmente los puños no cerrados: esto se llama “la falsa guardia”.

Esto te permite definir tu espacio personal sin adoptar una postura agresiva; una guardia “real” podría tomarse como una provocación y conducir a una escalada de violencia.

Y sobre todo es un indicador: si el agresor entra en tu espacio personal delimitado por tus brazos extendidos, y trata de presionarte tocándote, fingiendo un golpe, es porque ahora es el momento de prevenirlo con un bloqueo.

Con solo demostrar que eres capaz de “bloquear” un acercamiento, y que no pretendes dejar que nadie entre en tu espacio personal sin autorización, sorprenderás y desanimará a más de uno.

No te agotes solo bloqueando golpes

Si te atacan y no puedes escapar, el primer instinto será protegerte para limitar el impacto de los golpes con una posición acurrucada, brazos alrededor de la cabeza, y en el mejor de los casos bloquear los golpes del agresor si tienes algunos reflejos.

Excepto que si te conformas con eso, te agotarás y el abusador continuará golpeándolo una y otra vez. Siempre estás reaccionando y no tienes la capacidad de identificar o crear salidas ¡especialmente si te acurrucas con los ojos cerrados!

Mientras que el ÚNICO uso de un bloqueo, es para darte la oportunidad o tiempo de asestar uno o dos golpes grandes a tu atacante para que puedas huir con calma.

Es por eso que siempre aprendemos en defensa propia: “¡Si bloqueas, automáticamente devuelves un golpe o tomas represalias! Entonces, en la práctica, bloqueamos una primera vez sin devolver el favor para dejar una oportunidad para que el agresor se detenga. Pero si vemos que no tiene intención de parar: desde el segundo disparo, bloqueamos, tomamos represalias y ¡huimos!

Estás son solo algunas formas estratégicas y consejos para aplicar en caso de agresión para la defensa personal, pero hay más que seguramente te estaremos aportando en las próximas entradas

Pin It on Pinterest