No hay duda de que el entrenamiento de fuerza es muy importante para estimular el desarrollo atlético, es fundamental para la prevención de lesiones, así como para fortificar la densidad de la masa ósea e inducir beneficios para la salud a largo plazo. Dada su significativa contribución, hacemos una revisión de los principios del entrenamiento de fuerza para niños que practican Kárate.

Principios clave del entrenamiento de fuerza para niños que practican Kárate

El Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva estableció 7 principios del entrenamiento de fuerza para niños en un método conocido como “PROCESS”, acrónimo de progresión, regularidad, sobrecarga, creatividad, disfrute, socialización y supervisión. Estas son las claves para un programa de entrenamiento de fuerza de alta calidad para niños.

Progresión

El principio de progresión simplemente significa que las demandas del entrenamiento deben incrementarse gradualmente. La práctica perdurable de este principio, permite lograr ganancias a largo plazo en la fuerza muscular, a la vez de prevenir lesiones agudas y crónicas.

Regularidad

En primer lugar, esto debería variar según los objetivos y el nivel de formación de cada participante. Es diferente si hablamos de un karateka que quiere ser deportista, un niño con sobrepeso o un joven estudiante que complementa el Kárate con otros deportes. Pero, en términos generales, para la mayoría de los niños se proponen de dos a tres sesiones por semana en días no consecutivos.

Sobrecarga

En general, se puede decir que para mejorar la aptitud muscular el cuerpo debe ejercitarse a un nivel superior al que está acostumbrado. Si el programa de ejercicios no considera este principio, el niño no maximizará el beneficio del entrenamiento de fuerza. Ahora, esto debe hacerse teniendo cuidado de no exagerar, no olvidemos que se trata de niños. En este sentido, es posible adaptar el principio de sobrecarga de entrenamiento cambiando la intensidad, el volumen, la frecuencia o el tipo de ejercicio.

Creatividad

La creatividad, un principio fundamental para optimizar los efectos del entrenamiento y la motivación, consiste en simplemente planificar las clases incluyendo ejercicios novedosos y nuevos equipos de entrenamiento. Hoy en día, tenemos un montón de equipos a nuestra disposición: vallas, conos, balones medicinales, bandas elásticas, mancuernas, bastones de fitness, cajas pli, colchonetas y cojines de equilibrio, bastones, pelotas y más.

Disfrute

El principio de disfrute se refiere a un concepto bastante subjetivo que busca un equilibrio entre habilidad y desafío. Si el entrenamiento de fuerza es demasiado exigente, los niños pueden volverse ansiosos y perder el interés. Por otro lado, si el programa de formación es demasiado flexible y complaciente, es posible que se aburran. Allí radica la importancia de encontrar un punto de equilibrio: si los niños pueden disfrutar de la experiencia de participar en sus clases, estarán más enfocados y lograrán con mayor facilidad las metas planteadas.

Socialización

El principio de socialización nos enseña que las ganancias en la aptitud muscular serán mayores si los niños hacen nuevos amigos y se esfuerzan juntos en lograr un objetivo común. El hecho de que se puedan sentir conectados con otros estudiantes es fundamental para generar confianza y sentirse competentes en sus habilidades físicas.

Supervisión

La supervisión calificada es un componente crítico de cualquier programa de entrenamiento de fuerza en Kárate, especialmente para principiantes que necesitan desarrollar competencia en ejercicios básicos antes de progresar a movimientos más complejos. Los entrenadores de Kárate que enseñan a los niños deben estar bien especializados en los principios de la ciencia del ejercicio pediátrico y deben saber cómo enseñar, progresar y modificar los ejercicios basados ​​en sus habilidades.

Pin It on Pinterest