Bajo el término algo misterioso de Shadow Boxing y poco místico, se esconde un ejercicio practicado en casi todos los deportes de combate, en particular el boxeo. Concretamente, su práctica consiste en boxear en el vacío, contra un oponente imaginario. Sin embargo, en muchos gimnasios de Krav Maga, practican Shadow Boxing como parte del calentamiento.

Calentamiento en Krav Maga

Practicar Shadow Boxing en el calentamiento, antes de entrar en lleno a la práctica de Krav Maga, es una muy buena forma de calentar y preparar los músculos para el resto de la sesión, repitiendo diferentes rangos de movimientos.

También es una buena manera de hacer ejercicio cardiovascular y mejorar la resistencia. Si intentas variar el ritmo o trabajar en intervalos, por ejemplo, alternando secuencias pausadas y completas, Shadow Boxing puede ser un ejercicio realmente agotador, pero al mismo tiempo, será más divertido que correr o saltar cuerda.

Trabajo técnico

Pero Shadow Boxing es un poco más que un ejercicio cardiovascular o una forma de calentar. Es una pelea contra un oponente imaginario, como en los katas del kárate. Esta práctica te permite trabajar tu técnica, tu ritmo y tu comportamiento en combate contra un oponente muy real, que es lo que se busca en Krav Maga.

Por lo tanto, Shadow Boxing es un trabajo fundamental, porque ante un oponente es imposible concentrarse en estos elementos. Por el contrario, Shadow Boxing te permite trabajar de forma relajada, tomar conciencia de tu cuerpo y de tus movimientos y concentrarte en su técnica.

Trabaja Shadow Boxing

Para aprovechar al máximo la práctica de Shadow Boxing en Krav Maga, es importante que trabajes de la manera más flexible y relajada posible. Debes centrarte en la técnica y en el movimiento, pero también debes intentar sentir tu cuerpo en el espacio.

No dudes en “congelar la acción” entre dos movimientos, mira justo en el medio para “analizar” lo que está sucediendo. Y precisamente, para analizar, lo mejor es poder verte a ti mismo. Por eso puede ser interesante filmarse, o trabajar frente a un espejo, para poder identificar los puntos a mejorar, tales como guardia, distancia, movimiento, etc.

Shadow Boxing en Krav Maga, también es una excelente manera de trabajar el cardio, y de una forma más agradable y dinámica que la cuerda. Te recomendamos no practicar esta disciplina con movimientos tan rápidos o intensos, porque puede resultar realmente agotador. Lo más conveniente es hacer secuencias cortas con intervalos que no superen el minuto.

Considera practicar un ciclo que conste de una secuencia completa de un minuto, seguida de una secuencia de recuperación de dos minutos. Luego, empieza de nuevo en custodia inversa, etc.

En definitiva, Shadow Boxing es un ejercicio imprescindible para la práctica de Krav Maga u otro deporte de combate. Así que si aún no lo has hecho, ponlo en práctica ahora mismo en tu rutina diaria, preferiblemente en el calentamiento.

Pin It on Pinterest