Indudablemente, la práctica regular de algún arte marcial, ya sea Kárate, Taekwondo, Judo o Krav Magá, te proporcionará un estado físico prodigioso, ya que impulsa tus niveles generales de acondicionamiento y hace que tu cuerpo se adapte constantemente a los nuevos desafíos. Sin embargo, para ser más efectivo y eficiente, tu programa debe incluir entrenamiento para los diferentes tipos de fuerza.

¿Qué es la fuerza?

La fuerza es un concepto difícil de precisar. Por ejemplo, una de las definiciones del diccionario se refiere la fuerza como el estado, cualidad o propiedad de ser fuerte, mientras que otros señalan que la fuerza es la capacidad de crear tensión muscular. En todo caso, la fuerza es simplemente una medida de producción de potencia.

Tipos de fuerza

Si definimos la fuerza en el mundo físico como “el desarrollo de potencia” y reconocemos todos los diferentes grados de desarrollo de la fuerza, entonces tenemos un gigantesco espectro de fuerza que va desde el arquetípico desarrollo de la fuerza máxima absoluta hasta eventos de resistencia extrema, lo que nos lleva a preguntarnos, ¿cuáles son los tipos de fuerza más utilizados en las artes marciales?

Fuerza máxima

Se entiende por fuerza máxima, que es la base para desarrollar otros tipos de fuerza, a la cantidad de fuerza que puedes producir en un momento determinado. Desde una perspectiva competitiva, debes alcanzar un nivel de fuerza máxima que te permita contener a un oponente, especialmente si no dominas muchas técnicas.

Fuerza inicial

Para lanzar un golpe o prepararte para un ataque, tus músculos tienen que reaccionar inmediatamente. Además de los reflejos, la velocidad de tus golpes depende de la rapidez con que tu fuerza se propague por tus músculos. La potencia de tus golpes depende de la tasa de desarrollo de la fuerza o de la rapidez con la que la fuerza se propaga a través de tus músculos.

Fuerza isométrica

La fuerza isométrica representa la capacidad de producir potencia rápidamente sin estiramiento previo. Eso significa que el movimiento es puramente concéntrico o isométrico. Para bloquear o estrangular al adversario o someterlo, tus músculos deben ser fuertes y tener resistencia durante la contracción estática, lo cual es particularmente útil en intercambios de agarres en los que necesitas manipular a tu oponente.

Fuerza pliométrica o explosiva

La potencia es la combinación de fuerza por velocidad, en la que cuanta más fuerza puedas producir a una velocidad rápida, mayor potencia se generará. La fuerza pliométrica o explosiva se trata de la capacidad de repliegue como la observada en los juego de pies o cuando tiras del brazo o la pierna hacia atrás antes de golpear o lanzar una patada.

Resistencia muscular dinámica

No puedes permitirte ser fuerte sólo durante un minuto. Un luchador tiene que conservar toda la fuerza posible durante todos los asaltos, y esto es posible desarrollando la resistencia muscular. La fuerza de resistencia está muy influenciada por la fuerza máxima y los sistemas de energía aeróbica y anaeróbica.

Más allá de la fuerza física

Ten presente que la fuerza es solo una faceta de tu entrenamiento y un atributo atlético, por lo que nunca debe desarrollarse a expensas de otros atributos. Pero más allá de trabajar en la fuerza física, un buen artista marcial también debe desarrollar fuerza de carácter, fuerza moral y fuerza espiritual, conceptos que poco tiene que ver con la mera fisiología corporal y a los que con frecuencia nos referimos como rasgos vagos, pero que en realidad son determinantes y admirables.

Pin It on Pinterest